Envasado al vacío
Las máquinas de cierre al vacío permiten envasar todo tipo de productos realizando “vacío total” o “atmósfera modificada”. En el caso de productos alimenticios, el objetivo principal del envasado al vacío es generar una atmósfera libre de oxigeno para evitar o retrasar el desarrollo de bacterias y hongos que se encuentren en el producto a envasar.

De esta manera la durabilidad del producto aumenta notablemente sin sufrir alteraciones en sus cualidades (aroma, sabor, color, etc.)

Ciertos alimentos se envasan con “vacío total”, ya que por su dureza la atmósfera ambiental no los deforma luego de efectuado el vacío. Por ejemplo quesos y fiambres.

Beneficios
Los beneficios que el envasado al vacío brinda al alimento son:
• Evita la disminución de peso por pérdida de grasas o líquidos.
• Evita que se humedezcan o pierdan humedad (muy importante en productos panificados y pastas).
• Evita la contaminación posterior a la elaboración.
• Evita el “quemado” por congelado.

Los beneficios de comercializar productos envasados al vacío son:
• Evita reposiciones frecuentes del producto ya que su durabilidad aumenta notablemente.
• Reduce la cantidad de devoluciones por mal estado de conservación del producto.
• El producto se mantiene a resguardo ante un eventual corte en la cadena de frío.

Utilización en restaurantes
En el trabajo cotidiano de restaurantes y empresas de catering normalmente se presentan problemas de difícil resolución en lo que respecta a la manipulación de alimentos frescos. Afortunadamente el envasado al vacío (con atmósfera modificada o vacío total), ha logrado solucionar gran parte de dichos problemas. Básicamente se logra:

• Evitar la contaminación de olores y sabores entre los diferentes alimentos almacenados en cámara.
• Aumentar notablemente la durabilidad de los mismos, permitiendo una mejor organización del trabajo.
• Mejorar los tiempos de trabajo, ya que se pueden fraccionar las porciones previamente y completar rápidamente la preparación de los platos, sirviéndolos como recién hechos.

Lo más importante es que todo esto se logra sin que se modifique en absoluto ninguna de las cualidades de los alimentos.

 

Las envasadoras al vacío Neovac están construidas en acero inoxidable.

Su manejo es sencillo ya que todo el ciclo de trabajo es controlado automáticamente a partir del cierre de la tapa: nivel de vacío, colocación de gas, sellado, enfriamiento y retorno del aire hasta la finalización (apertura de la tapa).

La temperatura y el tiempo del sellado pueden programarse de manera flexible, permitiendo trabajar con bolsas de diferentes materiales y espesores.



Envasado Final


Diseño: GrupoEmisor